19 de August del 2015

Consejos para hacer una buena parrillada

Estamos en verano y es el tiempo de las reuniones con amigos y familiares en el campo. Y nada mejor que una buena parrillada para esos encuentros. Hoy queremos daros unos consejos para hacer una buena parrillada.

Cómo hacer una parrillada

Lo primero de todo es decidir cómo vamos a asar la carne. Podemos hacerlo de forma tradicional, con leña, sarmientos, carbón y en parrilla. Pero también existe la posibilidad de utilizar una plancha eléctrica o a gas. Para la primera opción conviene siempre hacer un buen fuego y dejar que se consuma la llama. Podemos aprovechar para limpiar bien la parrilla, con papel de periódico por ejemplo, tras haberla dejado unos minutos sobre el fuego. Hay que recordar que estamos trabajando con fuego y que habrá que extremar las medidas de seguridad tanto para nosotros como para nuestro entorno. No olvides apagar bien las brasas una vez finalizado el asado.

Cómo hacer una buena parrillada

Si nos decidimos por la parrilla tradicional el secreto está en las brasas. Conviene comenzar a asar la carne cuando ya no tengamos llamas pero sí intensidad de calor. Las brasas deben tener un color blaquecino o grisáceo. Debemos tener en cuenta también la distancia de la carne con respecto a las brasas. Si éstas son demasiado fuertes y la carne está muy cerca, se nos hará excesivamente por fuera (incluso podría quemarse) y poco por dentro. Expande las brasas para que no estén demasiado cerca de la carne o eleva la parrilla. Es preferible una cocción más lenta. Y en el caso de que por la grasa de la propia carne se aviven las brasas podemos echar sal gorda sobre ellas para disminuirlas.

Una vez que tengamos unas buenas brasas colocaremos en primer lugar los productos habituales de chacinería como el chorizo y la morcilla o la panceta Estos productos se hacen más rápido que el resto de la carne y así los comensales podrán ir comiendo. Tras ello podemos comenzar a asar otro tipo de carnes como costilla, chuletas, lomo... También podemos preparar adobos o marinados para la carne con aceite, ajo, hierbas aromáticas...

Cómo hacer una buena parrillada

Debemos echar la sal cuando la carne adquiera un tono exterior crujiente antes de darle la vuelta y no en crudo. De esta forma obtendremos todo el sabor de la misma y manteniento todo su jugo. Recuerda que es preferible una cocción lenta y no les des vuelta continuamente, deja que se vayan haciendo.

Para acompañar la carne no hay nada mejor que una buena ensalada con productos frescos o tus salsas preferidas. Pero las brasas dan para mucho más. Las puedes aprovechar para asar patatas o ajos envueltos en el tradicional papel de aluminio que usamos para cocinar.

Esperamos que nuestros consejos te sirvan. ¿Tienes alguno más?